Asegurar nuestra casa

Un inmueble es una de las posesiones más importantes que existen, por lo tanto asegurar nuestra casa es clave para que podamos sentirnos tranquilos. Desgraciadamente, muchas veces tomamos consciencia de la importancia de nuestros bienes personales cuando se deterioran o los perdemos, por eso en el caso de algo tan importante como nuestra vivienda tenemos que anticiparnos y protegerla de la mejor forma posible, para evitar disgustos. Por ello podemos decir que, al comprar una casa, elegir un buen seguro de hogar es una de las decisiones más importantes que deben tomarse. Y aquí las posibilidades se multiplican, ya que son muchos los seguros de hogar que existen, dependiendo fundamentalmente de la cuantía de lo que se quiera proteger. Vamos a tratar de ver cómo podemos saber cuál es el seguro de hogar que más nos conviene, y qué factores debemos tener en cuenta para decantarnos por uno o por otro. Hace tiempo ya hablábamos en este blog de las circunstancias que influyen en el precio de un seguro de hogar; hoy queremos centrarnos en los tipos de seguros que existen y cuáles pueden ser los más indicados, dependiendo de cada caso particular. Veámoslo.

Asegurar nuestra casa

COMPARAR PARA ELEGIR

Como ya hemos dicho, son muchos los tipos de seguros de hogar que hay en el mercado. Lo primero que debe hacerse es plantearse qué tipo de cobertura se necesita, y en función de eso elegir un seguro de hogar que cubra lo que necesitamos. Para ello puede ser una buena idea utilizar alguno de los comparadores de seguros que existen en el mercado; hacerlo resulta cómo y rápido, pues se accede a ellos a través de internet, y esto nos puede ahorrar un tiempo increíble a la hora de saber cuál es el seguro que más nos conviene, pues no necesitaremos movernos de casa para realizar la gestión. Una cosa que conviene aclarar es que en España la legislación no obliga a contratar un seguro de hogar, sin embargo el seguro por daños (que cubre los daños originados en el hogar en caso de incendio o por elementos naturales) sí que es obligatorio contratarlo, siempre que el inmueble se adquiera a través de una hipoteca. Sea como fuere, nosotros recomendamos siempre la contratación de un seguro de hogar, pues el prejuicio que puede causar no contratarlo es inmenso. El seguro de hogar más sencillo que hay es el seguro de hogar básico, que cubre únicamente lo mínimo (generalmente daños producidos por incendio, fenómenos naturales, agua, etc.). Este tipo de seguros suele contratarse en residencias no habituales. El siguiente tipo sería el seguro de hogar intermedio; dependiendo de cada aseguradora la gama de precios y coberturas varía, por lo que es muy recomendable comparar unas y otras y evaluarlas para elegir según nuestras necesidades. Una modalidad muy interesante es la de seguro multirriesgo, pues realiza coberturas globales de la casa, tanto del contenido (entendiéndose por éstos los bienes que tengamos en la casa, como muebles, electrodomésticos, objetos de valor, etc) como del continente (las diferentes partes del inmueble que puedan verse afectadas por un deterioro) y riesgos de responsabilidad civil (una de las partes básicas de cualquier seguro multirriesgo, pues cubre todas las reparaciones e indemnizaciones que deban hacerse a terceros por culpa de cualquier daño que nosotros ocasionemos, como humedades, escapes, deterioros en el inmueble, incendios, lesiones a terceros o incluso víctimas. Existe una variante más, que es la de todo riesgo accidental, donde se incluyen coberturas más amplias que permiten proteger mascotas, e incluso atracos que suframos fuera de nuestra vivienda. Hay aseguradoras que también incluyen un servicio manitas que realiza trabajos en el hogar (instalación de muebles, colocación de cuadros, ajuste de grifos o radiadores, etc.).

Asegurar nuestra casa

MÁS VALE PREVENIR

Cuando pensemos en asegurar nuestra vivienda deberíamos tener en cuenta esta máxima, pues ante todo hay que pensar que al contratar un seguro de hogar estamos protegiendo nuestro patrimonio. Entonces, ¿es conveniente ahorrarse un dinero al contratar el seguro y estar expuestos a que, en caso de infortunio, quedemos descubiertos? Conviene tener muy en cuenta que las aseguradoras indemnizarán proporcionalmente a lo que el asegurado haya pagado al contratar el seguro. Es lo que se conoce como la regla proporcional, y podríamos decir que esta regla es la que condicionará la cobertura de nuestro inmueble. Por eso hay que evaluar qué riesgo corremos si abaratamos nuestra elección a la hora de contratar el seguro y si merece la pena correr tal riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *